IGLESIA MUDEJAR DE SANTIAGO

img_20161001_185426

Según narraciones de la época en estos terrenos se establecieron su campamento las tropas de los Caballeros de la Orden de Santiago (de ahí su nombre), que asediaron la ciudad en manos en manos musulmanas y es posible que fueran ellos los que levantaron la primera Iglesia de Santiago Extramuros, que como era preceptivo se edificó a una distancia de las murallas de dos tiros de ballesta (alrededor de 400 metros).

Tiene en su fachada en relieve de piedra a Santiago Matamoros tan ensalzado en aquellas gestas bélicas.

Se apunta también que en sus altares estaría la Patrona de Murcia la Virgen la Virgen de la Arixaca (significando su nombre en árabe Arrabal), ya tanto las referencias históricas del templo como las de Virgen son de la misma época y además que estaba en el arrabal cristiano.

Debió ser el primer templo cristiano de la ciudad que conserva las características propias de los templos mudéjares, construidos de yeso, piedra, ladrillo y madera y de gruesos muros.

La primera referencia escrita que se tiene del mismo está datada en 1794, por un viajero extremeño que de visita a la ciudad citaba que le impresionó la belleza arquitectónica de la misma.

En 1951 se restauró adoptando la forma actual, impulsada por el Coronel de Ingenieros Ernesto Llamas del Toro para facilitar a las familias de los militares que residían en la colindante Fábrica de la Pólvora que pudieran oír misa en ella.

img_20161003_115808

Este estilo de arquitectónico solo existe en España por ser el único país en que convivieron la cultura árabe y la cristiana, producto de cuyo mestizaje se produjo este tipo de construcción de templos.

Que en su interior conserva la estructura típica de una sola nave con cubiertas de madera apoyadas en arcos apuntados sobre pilares cruciformes en la zona del crucero y rectos en el resto.

img_20161003_115829

El retablo del altar mayor aunque de estilo renacentista recuerda al mihrab u oratorio de las mezquitas mostrando a san Juan Bautista, Santa Catalina, Santa Lucía y San Andrés, en otro plano a Jesús con la Familia de Cebedéo y a San Francisco de Asís arrobado a imprimirle Jesús las llagas y en el centro la aparición del cuerpo de Santiago.

Obsérvese a izquierda y derecha de la parte superior del altar la presencia de celosías, a las que se accede por una escalera a la derecha, y que tenían por objeto respetar la costumbre de separar a uno y otro lado a las mujeres de los varones durante los rituales.

img_20161003_115849

Esta cúpula de artesonado morisco y que abarca toda la zona correspondiente al altar mayor recuerda como antes se citaba al mihrab musulmán.

Para concluir conviene recordar que la palabra mudejar viene del árabe “mudayyan” que significaba aquel al que se le permite quedarse, que es lo que realmente sucedió tras la reconquista debido a que se respetó la larga convivencia anterior durante siglos de las tres culturas.

Algunos de estos mudéjares conservaron su culto y otros se convirtieron al cristianismo, pero en todo caso se beneficiaron mutuamente de sus oficios artesanales en los que sobresalieron los árabes dejando plasmado su arte muy elaborado y refinado en las mezquitas y palacios musulmanes.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *