EGIPCIOS, CELTAS Y GRIEGOS EN LA REGION DE MURCIA – Sin Fecha

    Parece ser que en lo que hoy es Yecla unos grupos de egipcios fundaron hasta 3 ciudades.

De Mula se dice que 13 siglos a.C. unos griegos procedentes de Zante fundaron una polis llamada Salonac (en recuerdo a Salónica).

En el Altiplano se construyeron poblados de origen celta en los cerros de La Campana y Madalena.

La ciudad portuaria de Cartagena que fue fundada por el personaje mitológico Aletes. De hecho al monte de S. José se le ha llamado desde siempre el Monte Aletes.

    Respecto a Cehegín que la fundaron héroes troyanos, compañeros de Ulises que la llamaron Theopi (Tierra de Dios). La primitiva ciudad se narra que contaba con una muralla con 32 torres, así como que el castillo era inexpugnable y estaba levantado con sillares de jaspe y con el afamado mármol de la localidad, tal como el existente en la Capilla de los Vélez de la Catedral.

Continue Reading

ACUEDUCTO ROMANO DE CARTAGENA – Sin Fecha

Descubierto el gran Acueducto romano de Cartagena.

Ya contamos hace algún tiempo que en Cartagena se suponía la existencia de un gran acueducto que abastecía del preciado líquido a la antigua ciudad romana.
También dijimos que, aunque existían numerosos indicios, no se conocía su ubicación exacta.
Sabemos que en la antigüedad, la ciudad de Cartagena se levantaba sobre una península. Es posible que el acueducto comunicase la península con la rambla de Benipila, al oeste de la ciudad.
El agua se canalizaría hasta El Molinete, antigua acrópolis de la ciudad portuaria y podía proceder de las fuentes de San Juan o fuente de Cubas, al norte de Cartagena.
Estos últimos días hemos conocido que investigadores de la Universidad de Murcia y de la Politécnica de Cartagena, han confirmado que el sistema hídrico romano de la ciudad estaba formado por un acueducto y varias fuentes públicas.
El acueducto más antiguo de la península
Estaríamos hablando del acueducto más antiguo conocido hasta la fecha, fuera de Italia. Más antiguo que los de Córdoba, Tarragona o Mérida. Dos inscripciones que se remontan a mediados del siglo I a.C, han constatado este hecho.
El acueducto de Cartagena se lo debemos al legado que dejó el general romano Pompeyo en Hispania. Pompeyo se enfrentó a Julio César por el poder del Imperio Romano. Curiosamente en suelo murciano se libró alguna de estas cruentas batallas.

Estas investigaciones han sido publicadas en la prestigiosa revista Zeitschift für Papyrologie und Epigraphic.

Continue Reading

LA BARRACA – Anónimo s. XVIII

LA BARRACA (Anónimo siglo XVIII)

El Rey tié varios palacios,
en Murcia hay ca ves más casas,
er Corregior la tiene,
ca uno vive como arcanza;
y ar fin y á la prepartía
salimos con estas ansias;
que les ha dao por meterse
con er probe é la barraca.
Icen que es cosa der Rey
y er Corregior lo manda,
que es causa de munchos vagos
que a Murcia vién de mindanga,
icen que lo hacen por bien
y que les demos las gracias;
yo digo que tó está güeno
pero q´uejen mi barraca.
La tengo ebajo una higuera
junto a la cieca é Meana,
le cantan de día los pájaros
y por las noches las ranas;
es fresca si hace calor,
en invierno es una manta;
y ni er palacio der Rey
vale más que mi barraca.
Pa más aorno en delante
voy a plantar una parra,
en medio corgá de un gancho
ha de haber siempre una jarra,
to aquer que pase y sed tenga
que puéa echarse un trago d´agua;
quio icir si no la erriban.
Mi paere hizo la vivienda
en er quijero é la Meana,
por la enza é tomar estao
con mi maere de mi arma;
dos probes picatalones
que hicieron nío junto al agua,
er nío pa sus hijiquios
que jué mi probe barraca.
¡ Que güen tiempo, que regüeno !
cuando a la puerta jubaba;
¡ que mal día er que a mi paere
pies p´alante lo sacaban !;
él muerto, mi maere muerta,
yo zagal, aboa una charrasca,
¡ cuanta cosa sin la llengua
me está iciendo mi barraca !
Er Rey tié varios palacios,
er Corregior tié casas,
a aquer que tiene dineros
ande vivir no le farta,
yo tengo en esa vivienda
to mi bien y toa mi arma;
¿ que le quedará á este infelís
si le erriban la barraca ?.

Continue Reading

EL TRAJE DEL PUEBLO DE MURCIA EN 1880 – 1970

De mi biblioteca familiar (1970)

Un viajero francés llamado Robida publicó en 1880 un libro titulado “Les vieilles villes d´Espagne”, en que resumía sus impresiones personales de su visita a Murcia describiendo el atuendo de los residentes en la ciudad y el de los huertanos.
“El traje del pueblo de Murcia no deja de tener cierto sello de la Edad Media; nos referimos al tocado de cabeza. Buen número de ciudadanos, obreros de la ciudad o gitanos de los arrabales llevan una “montera” absolutamente igual al sombrero de Luis XI o al casquete de Buridán, con los bordes bajados por delante en forma de visera y levantado por detrás.
El de los huertanos es muy interesante. Llevan el traje más pintoresco de la península: un gran sombrero sobre un pañuelo de seda, chaleco, faja, y calzones blancos flotantes como unas enagüillas; muchos llevan las piernas desnudas, con “alpargatas” o sandalias de cáñamo.
Las mujeres han conservado las sayas anchas de antaño. Las huertanas que llegan al mercado, a pie o en mulo, conduciendo bestias cargadas de cestos de frutas y hortalizas, llevan pañolitos de colores brillantes, sobre corpiños que dejan los brazos al aire sin más que una corta manga de encaje. Todas llevan encajes y no llevan medias, lo cual no hace feo, y aún diremos que aquellos pies van calzados solamente con una sandalia sujeta por medio de cintas al tobillo, que tiene cierta elegancia de corte antiguo.

Continue Reading

EL MALECÓN – 1975

De mi biblioteca familiar (1975)

EL MALECÓN

El muro del Malecón
su robusta mole alza,
defendiendo a la Ciudad
de las cenagosas aguas
que, en avenidas violentas,
enormes destrozos causan.
El valladar que hace siglos,
el Consejo levantara,
transformóse en un Paseo
cuyas bellezas encantan.
Es el Mirador de Murcia,
en el cual lucen las galas
de su garbo y gentileza,
lo mismo la rica dama
de abolengo aristocrático,
que la robusta huertana,
o la alegre modistilla,
o que la hijuelera clásica,
de palmito cimbreante
y de ojos negros que abrasan.
Al fondo, los edificios
de la ciudad venerada,
descollando sobre todos
la mole esbelta y gallarda
de la Torre, en cuya cruz
nos parece que descansan
los astros que al firmamento
le sirven de luz y gala.

Continue Reading

ANÉCDOTA DE LA SEMANA SANTA DE 1981

 

“ANECDOTA DE LA SEMANA SANTA MURCIANA”

    Creo recordar que en el año 1981, fue cuando la Cofradía de Jesús se mojó en la calle. De esa procesión hay muchas anecdotas.
Una de ellas que quedó en eso y no en autentica desgracia, fue que la palmera de la Oración en la esquina de Gran Vía con Santa Catalina, con motivo de la humedad, se partió por su tronco y cayó al suelo, con la enorme suerte, en primer lugar de no caer sobre ningún nazareno y en segundo lugar, y creo que por obra de la providencia Divina, de caer por el único sitio posible, (que no tiene una anchura superior a 50 centímetros) donde no pudiera dañar a ninguna de las imágenes. Si hubiera caído para adelante habría dañado a San Pedro o Santiago, por el lado izquierdo a Santiago y San Juan, por detrás Cristo y el Ángel, y por el único “huequecico” que quedaba por el lado derecho, fue justo por donde cayó.

Continue Reading

A LA REINA DE LA GÜERTA – 1975

De mi biblioteca familiar (1975)

A LA REINA DE LA GÜERTA

A ti, Reina, este güertano
te edica mu de veras
este romance panocho
por tu gracia y tu belleza
y por ser la más hermosa
creatura e nuestra güerta.

Ni el azadar der naranjo,
ni el jarmín, ni la zucena,
ni los mesmos alarises,
ni la clavellina mesma
puén sirvir e comparanza
con tu carica e cera
que paice un piaciquio e cielo
que Dios ha plantao en la tierra
pa ser espejo del sol,
de la luna y las estrellas.

¡ Viva tu sal y tu gracia !,
¡ Viva to tu cuerpo, nena !
y también ¡¡¡ Viva mil veces …
la máere que te pariera !!!.

Continue Reading

DE LA CONTRAMINACIÓN – 1976

De mi biblioteca familiar (1976)

DE LA CONTRAMINACIÓN

    Remaniente a la pidemia
que paece to er mundo entero
qu´es la contraminación,
según Ginés er barbero
paice que se nos acerca
por la parte der estrecho;
y ésos que lo saben tó,
icen, que llegáo er momento
se pondrán depuraoras
que garbillen oxigeno;
pero como son mu caras
y cuestan muncho dinero,
abora están estudiando,
pa igualar er presupuesto,
cobrar por respiración
a diez reales er risuello.
Anque paice cosa e risa
tenís que tomallo en serio,
poique al paso que llevamos,
mu pronto lo esfisaremos.

Continue Reading

EL DESTAPE – 1976

De mi biblioteca familiar (1976)

EL DESTAPE

Como es una esvergüenza
lo que abora s´está viendo
con la puñema el estape,
importao der ixtranjero,
qu´enseñan to lo que tién
porque icen qu´está pa eso,
les alvierto a las zagalas,
y l´arvirtencia va en serio,
que aquella que ponga al aire
lo que tié qu´estar cubierto,
la encerraré en una jaula,
y sin ningún regomello,
en toa la parte estapá
se le pondrá un ovispero,
pa que l´haga una hinchazón
por lo menos como un güevo,
a s´encarguen las ovispas
de dalle un güen escarmiento.

Continue Reading

MEDIDAS DE HIGIENE – 1976

De mi biblioteca familiar (1976)

MEDIDAS DE HIGIENE

Como midía de hingiene
y pa no tener trompiezos,
hay que lavar bien la fruta
hista que brille er pellejo,
pos con tanta fumigá
contra la mosca y´er piejo
se le quea pegao un porviquio
que pué risurtar meneno
.
El tío Juanele “El Buzagas”
antialler, sin ir más lenjos,
se comió un columpio d´uvas
y medio capazo e peros
tirándose tóa la noche
sin parar d´ir al istiercol,
y amaneció errengáo
por motivo e los esjuerzos.

Continue Reading