PLAZA DE CAMACHOS

img_20161003_175019

Esta plaza que se halla entre el Puente Viejo o Puente de los Peligros y el Jardín de Floridablanca  sirvió de Plaza de Toros desde 1759 al 1849 en que fue trasladada a la Plaza de San Agustín, llamándosela al principio Plaza del Barrio, también fue utilizada como Estación de Autobuses e incluso de Cine de Verano.

Hecho histórico fue el que siendo el Marqués de Camacho a la sazón Comandante de Murcia y máximo representante político del Gobierno Central, representado por el General Espartero por las Cortes de 1841 hubo una sublevación de los que se denominaron “moderados”, que querían derrocar al Gobierno legítimo de la nación.

Por lo que las columnas expedicionarias provenientes de Cartagena que acababan de entrar en Murcia y le correspondió por lo tanto la defensa de la ciudad; ante la progresión de las mismas el 21 de mayo de 1843 se acantonó con sus tropas en esta plaza que fue sitiada por los sublevados.

Tras 6 días de asedio éste terminó adhiriéndose al Pronunciamiento, a condición de que le nombraran Presidente de la Junta Provincial.

En esta misma plaza al venir la reina Isabel II en 1865 para inaugurar el ferrocarril se levantó un gran Arco, del que no quedan más que los vestigios que los testimonios gráficos de la época como este.

Pza Camachos

img_20161003_174957

Actualmente dividida por la mitad por la calzada en cuya derecha se puede contemplar la imagen de un monumento al Hachonero representando a una figura muy importante en El Entierro de la Sardina (que aquí se encuentra ampliado), que cubriéndose la cara con un pañuelo para protegerse del humo del hachón que portan rodean las carrozas para frenar el impulso de la muchedumbre en sus intentos de asaltarlas con el afán de pedir un juguete para sus niños.

Al fondo en la primera foto se puede apreciar una original fuente con dos tinajas en continuo movimiento y un recoleto, bonito y cuidado jardín, teniendo la parte izquierda ( fuera de de foto) una explanada con terrazas de bares, heladería, cafeterías, un hotel y bajos comerciales un pañuelo.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *