PLANO DE SAN FRANCISCO

img_20160930_111520

Este espacio está enmarcado a la izquierda por el río Segura, al fondo por los accesos al Paseo de el Malecón y su jardín y a la derecha por el Mercado de Verónicas, los restos de murallas árabes y el Palacio de El Almudí.

Históricamente se data a los franciscanos a partir de la reconquista de Murcia por el rey Jaime I de Aragón en 1266 que hizo las primeras repoblaciones, pero fue al final de la segunda mitad del siglo XVI cuando incrementaron su presencia distintas órdenes religiosas principalmente las de los Franciscanos, Trinitarios y Dominicos.

Los franciscanos vinieron de Castilla gracias a su obispo Fray Pedro Gallego confesor de  Alfonso X el Sabio, ubicándose inicialmente en la parroquia de Santa Catalina sin convento pasando posteriormente a los conventos de las Claras y de Santo Domingo en 1272, yéndose en 1282 a la explanada  donde se halla actualmente el Malecón espacio concedido por el Concejo levantando un gran Convento y la Iglesia de San Francisco, Convento que se cuenta fue el más suntuoso de la provincia y llegando a vivir en él más de 100 franciscanos.

En 1710 se construye junto al Convento el Colegio de la Purísima Concepción para albergar el centro de estudios de la Orden en el que se impartían clases de Gramática, Filosofía, Teología, Moral y Derecho Canónico.

Permaneciendo allí hasta 1835 en que sufrió un incendio provocado por diversas causas tales como la desamortización de Mendizábal de los bienes de la Iglesia al advenimiento de la I República, también porque al estar asolando la ciudad una terrible epidemia de peste aprovecharon los anticlericales para hacer correr el bulo de que se debía a que los frailes habían envenenado las fuentes públicas, sumado al descontento popular contra los franciscanos que aún no había olvidado el apoyo que prestaron a los carlistas frente a los Borbones en la Guerra de Secesión de 1833 tras la muerte del rey Fernando VII, lucha en la que los murcianos combatieron a favor de estos últimos con la que el Cardenal Belluga hizo causa, todo ello desembocó en la generación de una serie de incendios de Conventos y asesinatos de sacerdotes y monjes, en cuya revuelta quemaron también los de los Capuchinos, los de Santo Domingo y de la Merced.

Tras la desamortización y acabados los disturbios fueron dedicados el Convento y la Iglesia a otros usos tales como cárcel, depósito de carbón y oficinas.

Al instaurarse la monarquía borbónica en 1900 las monjas del desaparecido Convento de Santa Isabel recuperaron lo que quedaba del Convento de los franciscanos, mientras que estos se establecieron en el Colegio de la Purísima.

De nuevo al advenimiento de la II República tuvieron que abandonar su residencia y tuvo lugar un pavoroso incendio el 12 de mayo de 1931, que destruyó completamente el Convento así como la cercana Iglesia de la Purísima con la pérdida de la imagen de su Inmaculada de Salzillo, una vez más por el aún latente anticlericalismo alentado por los políticos.

Finalmente en los años 60 se hunde el Convento por lo que se derribó despareciendo definitivamente para dar paso al Jardín del Malecón presidido por la imagen de San Francisco de Asís con que se ha iniciado este blog, y al caerse la Iglesia se construyó el vecino Mercado de Verónicas.

No obstante el recuerdo popular ha hecho que se le siga llamando a este lugar el Plano de San Francisco, erigiéndose no hace mucho esta estatua de San Francisco de Asís en cuya peana se lee “San Francisco, Hermano Universal”.

11

Dibujo fidedigno de la situación de cada uno de los elementos descritos

7

Postal detallando la zona

14

Vista aérea, en la que se puede ver en el ángulo inferior izquierda el depósito de agua de la ciudad que popularmente era conocido por “el botijo”.

4

Foto que deja ver el trasiego de carros y caballerías por la zona del mercado

12

Aspecto del mercado

16

En esta zona del mercado se ven los soportales del Almudí ya desaparecidos

9 mercado

Vista a través de los soportales

17

Abundante mercadeo ante la fachada del Almudí

6 Tranvia_a_Espinardo

Tranvía a Espinardo a su paso por el Plano de San Francisco

18 leer texto original de la época

En esta Postal quiero destacar el usual encabezamiento de cualquier misiva, que yo conocí hasta bastante entrado el siglo XX: ” …. Y tú la recibes de esta tu Madre que lo es ….”

15

Familia feliz por la compra de volátiles en el mercado en los años 50

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *