NUESTRO HABLAR – Sin Fecha

El hablar inconfundible del murciano nos proviene de la historia de esta tierra, que durante la Reconquista fue frontera entre los distintos Reinos de Castilla, Valencia y Aragón y los Taifas árabes principalmente el de Granada.

Estas circunstancias tuvieron como consecuencia que Murcia fuera largo tiempo terreno de conquistas, reconquistas, tratados, alianzas, levantamientos, etc. Lo que conllevó a una convivencia estrecha entre diferentes gentes como castellanos, valencianos, aragoneses, árabes, judíos y andalusíes.

De esta amalgama de léxicos, modalidades y acentos de pronunciación de unos y otros, hemos venido arrastrando todo ese único bagaje cultural transmitido oralmente hasta hace pocas décadas, en que Murcia como el resto de España se abrió a otras tierras y poco a poco se ha ido perdiendo ese lenguaje, y que a través de las Peñas Huertanas se intenta conservar a través de los “Bandos de la Huerta”, aunque aún no haya desaparecido del todo ese deje particular típico.

Así se ha llegado a disponer de un modo de expresión que se ha hecho popular, conocido por el “Dialecto Panocho” que dispone de términos lingüisticos como los que voy a describir y su procedencia:
– Del “Romance Andalusí”: No pronunciar la “s” final de los plurales.
– Del “Morisco”: Cuálo, ánde, rauta.
– Del “Aragonés”: Estauta, estógamo, trempano, los diminutivos “ico”, e “ica”, así como la “ch” prepalatál como zapaticho, Juanicho.
– Del “Catalán”: Llanda, bajoca, abruzar.
– Del “Castellano medieval”: Vestío, pare, mare, cantidá.

Con esta disertación quiero indicar el por qué y el como se “escarculla” en Panocho.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *