GARROTE VIL PARA “LA PERLA” EN 1986

“Cánovas del Castillo y La Perla”

En octubre de 1896, la ciudad de Murcia va a ser testigo de uno de los acontecimientos más negros de la historia de España. El estado va a proceder a la que sería la última ejecución pública en nuestro país.

Josefa Gómez “La Perla” se enfrenta al garrote vil por un doble homicidio. Según los testimonios, todo apunta a que se trata de un fatídico descuido y no un asesinato en toda regla. Un caso en el que las más altas instituciones han pedido clemencia para la desdichada: el Ayuntamiento de Murcia, la Diócesis y hasta el propio verdugo han pedido el indulto para Josefa. Para ello se han enviado telegramas al rey Alfonso XII, al Papa y sobre todo al presidente del gobierno, un viejo conocido de la Región de Murcia, Cánovas del Castillo.

El presidente tiene en su mano firmar el decreto que salvará a Josefa y librará a la ciudad de Murcia de ser la última ciudad en España en presenciar una ejecución pública. Parece el mejor comodín a la hora de jugar esta partida.

Pero apesar de sus recuerdos jumillanos y murcianos, el presidente Cánovas no cede. Al parecer hay demasiados casos como el de Josefa y se quiere dar una lección ejemplarizante. La Perla será ejecutada.

Cuentan las crónicas que doce mil apesadumbrados y enfadados murcianos se despidieron de Josefa en el patíbulo. No deja de ser curioso que cerca del lugar donde Josefa fue ejecutada, hay una céntrica calle murciana llamada Cánovas del Castillo. El “amigo de Murcia” que pudo salvar a La Perla.

Fuentes:

Murcia paso a paso. Sus calles y sus nombres. Enrique Culebras Díaz.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *