PEPLAS Y MALENCIAS – Sin Fecha

“Peplas y Malencias”

– El “aliacán” o ictericia, solo lo podía curar una mujer que tenga “gracia”, com la tía Pepa la “Colorá” y la tía “Calderas”.
– La “alferecía” o epilepsia, había que dejarla que se curara sola.
– El “mal vivo” o cáncer externo, había que poner filetes de carne fresca en la parte enferma, para que el mal comiera de ella.
– La tosferina, era curada echando azúcar negra en un canute de caña con jugo de naranja, dejándolo 2 o 3 noches al relente y tomando el enfermo este jarabe.
– Los cortes de hemorragia abundante, se curaban poniendo sobre la herida pimentón, telarañas de cuadra, o corrugüela y alfalfa picadas.
– Para el dolor de oidos, no había más remedio que el aceite de “chicharras” (cigarras) fritas.
– El dolor de estómago, se remediaba con un “reparo” consistente en una torrá frita con azúcar y vino.
– La esterilidad femenina (mujer machorra), desaparecía poniéndose un cinturón de “militar de barco” o un “apargate sudao” en el sexo.
– En otra ocasión hablaremos sobre “el pipirijate”, el “palpalete”, las “subías”, el “muermo”, el “tabardillo”, los “brujones”, la “perplejía”, los “vuelcos de sangre”, “la flojera”, la “robinera”, etc.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *