PORTADA DE “EL HUERTO DE LAS BOMBAS”

Portada del Huerto de las Bombas
Portada que daba acceso al llamado “Huerto de las Bombas”, instalada en el Paseo del Malecón procedente del palacete de recreo de D. Macías Fontes Albornoz y Carrillo, Caballero de la Orden de Santiago, Regidor de Murcia, al que en 1960 le fueron concedido los títulos de Marqués de Torre Pacheco y Vizconde de Alguazas.
Grabado-del-Huerto-de-las-B
 En este grabado de la época se muestra el Palacio en su integridad y la citada portada de acceso al célebre huerto, llamada así por haberse librado en sus inmediaciones una batalla en 1706 entre los dos pretendientes al trono de España por parte de los Austrias  el Archiduque Carlos y por los Borbones Felipe V.
En esta disputa por la sucesión tomaron parte a favor del Borbón sus tropas leales que ocupaban la ciudad, la población murciana, así como el Cardenal Belluga.
La batalla se dió en una amplia área de huerta que comprendía entre otras las inmediaciones de Espinardo, el Ranero, Santa Mª de Gracia, la Torre de la Marquesa, etc.
En ella las tropas del Austria utilizó inicialmente la artillería al objeto de que con un intenso bombardeo intentar debilitar las defensas de la ciudad, pero cuando en una segunda fase iniciaron el ataque en firme con su caballería e infantería más numerosas que las de los defensores, se recurrió a la estratagema de abrir todos los tablachos y acequias de la zona logrando con ello una extenso barrizal que los inmovilizaron.
En el contraataque el ejercito atacante que vió perdida la batalla tuvo que retroceder, dándose a la fuga teniendo que refugiarse en sus bases de operaciones sitas en Orihuela.
Este triunfo dió paso a la concesión al escudo de la ciudad de Murcia de la séptima corona que pasó a obtener la dignidad debida a su fidelidad a la Corona.
Huerto-de-las-Bombas.-Ano-1
 Aquí queda reflejado no solo el Palacio que se encontraba situado en el Camino de Castilla que iba desde la actual Puerta de Castilla hacia Espinardo y más en concreto entre la Avda. de Miguel de Cervantes y la calle del Ciclista Mariano Rojas, donde se puede ver también una de las casas y algunos de los típicos huertanos encargados de los cultivos en los huertos de la zona.
DETALLE DEL TENANTE
 Véase la figura de los llamados “salvajes”, que eran unos tenantes muy utilizados en las grandes construcciones de aquellos tiempos (algunos con unos enormes garrotes como en la del Palacio de Almodovar en la Pza. de Sto. Domingo) y que se solían utilizar como medida disuasoria, para indicar a los maleantes que estaban ante un señor potentado.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *