ERMITA DEL PILAR

img_20161003_182816

Cuenta la leyenda que la Ermita del Pilar fue construida a expensas del Corregidor del Consejo de la ciudad Francisco Miguel Pueyo, que una noche de 1680 yendo de vigilancia por la puerta de Vidrieros y al querer identificar a un embozado recibió un disparo del mismo sin llegar a lesionarle ya que la bala impactó en una medalla de la Virgen del Pilar que como buen  maño llevaba colgada en el pecho.

Otra, cita al también aragonés Jerónimo Aguilar vecino de la calle Espaderías que así se llamaba la que donde hoy se levanta el templo, el cual siendo encarcelado confió su libertad a la Virgen del Pilar y que al ser liberado hizo pintar un cuadro de la misma que colgó en 1672 sobre el arco que formaba una de las dos puertas del recinto amurallado de la ciudad la conocida por la puerta de Vidrieros. Más tarde al lograr que el Concejo le concediera un pedazo de muralla sufragó que “sobre el macizo levantó la pulida y decente Capilla”.

PILAR 13

En el lado derecho de la actual calle Hospitalillo se encuentra un trozo de muralla y una puerta, la conocida por los árabes Bib Secura o Puerta del Segura.

PILAR 9

La iglesia está ubicada en la antiguamente llamada Puerta de Vidrieros que a lo largo del tiempo tuvo distintas denominaciones como Espaderos, Caldereros y Campaneros, por la que entró el Emperador Carlos V en su visita a la ciudad, pero al paso de los tiempos resultó ser tan estrecha que tuvieron que derribarla el año 1863 levantando la fachada de la nueva Ermita.

La última restauración se llevó a cabo por el Ayuntamiento en 1955 dado su lamentable estado de conservación, que amenazaba derrumbarse.

PILAR 5

PILAR 6

En su fachada hay tres escudos el del centro es el imperial de los Austrias III y IV y en los lados los de Murcia con solo seis coronas, que más tarde el Borbón Felipe V fue el que concedió la sexta por el apoyo a su causa en la Guerra de Sucesión contra los primeros.

PILAR 3

PILAR 4

PILAR 12

La Ermita de El Pilar fue enriqueciéndose de numerosas obras de arte pero durante la Revolución de 1820 se produjo un gran expolio, desapareciendo la mayoría de las mismas y quedando algún recuerdo de aquellos entonces como un cuadro atribuido al pintor Villacís coetáneo del citado Corregidor.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *