EL REGADÍO EN MURCIA – Sin Fecha

EL REGADIO EN MURCIA

Al ser Murcia un terreno pantanoso e inundable con aportes circunstanciales del rio Guadalentín (“Oued al Lentín”, o Rio de Fango, por ser más bien un gran arroyo generalmente seco) ya desde tiempos argáricos no se cultivaba en el valle, haciéndolo en la falda de los montes. Fueron los árabes los que fueron ganado terreno al valle creando un sistema de riego y drenaje muy eficaces.

Para ello construyeron presas o azudes, que en la ciudad de Murcia es la de la Contraparada desde la que se derivaba el agua en primer lugar por las 2 Acequias Mayores de: la Alquibla (el Sur) y la Aljufia (el Norte); posteriormente de esas “aguas vivas” se abastecían las Acequias Menores; otro paso era elevar el agua mediante Norias a las tierras que se hallaban por encima de las acequias; y finalmente se completaba el aprovechamiento de las llamadas “aguas muertas” procedentes de drenajes o de escorrentías virtiéndose a otras acequias menores o acequietas denominadas brazales, azarbes, meranchos y landronas.

Como frecuentemente se producían riadas al llover intensamente y confluir las aguas del rio Guadalentín antes de la ciudad con las del Segura, en el siglo XVIII se hizo una derivación de esos caudales a través del denominado Reguerón que llevaba las aguas hasta Beniaján evitando así la acumulación y las continuas inundaciones de la capital, lo que aunado con la construcción de pequeñas presas de control de avenidas para laminar el agua y evitar los arrastres de tierras, piedras y otros sólidos se ha logrado minimizar los daños.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *